La práctica: Cómo quitar el pañal

Mi experiencia personal

Después de tanta teoría de la semana pasada, os voy a contar cómo lo he hecho yo con mi hija. Eso no significa que tengáis que hacer lo mismo, simplemente es una forma más de hacerlo.

En cuanto mi niña cumplió los 2 años, ese mismo mes, observé cómo por la mañana cuando su padre la llevaba a la escuela siempre la tenía que cambiar 2 veces de ropa. El caso es que se levantaba, se cambiaba el pañal, se vestía, desayunaba y mientras desayunaba hacía tanto pis que el pañal no podía aguantar y desbordaba, mojándole toda la ropa, y haciendo que su padre tuviera que cambiarla de nuevo. Así que empezamos a levantarla y a llevarla medio dormida al baño para quitarle el pañal y sentarla en el wc donde hacía un pis enorme, el pis de toda la noche.

Estuvimos así una semana, y después pasamos a preguntarle de vez en cuando si quería hacer pis en el wc. Cuando decía que sí, íbamos al baño, ella se quitaba el pañal y la ayudábamos a sentarse en el wc. Después pusimos un escalón en el baño, para facilitarle la tarea, aunque también la estuvimos ayudando a que subiera hasta que aprendió a subir y girar para sentarse en el wc. Además, como cuando va a hacer caca mi enana es de las que se agacha, cuando hacía eso, la animábamos a ir al baño y hacer caca en el wc, y aunque la mayoría de las veces no quería, a veces iba. Al cabo de un tiempo, avisaba cuando iba hacer caca, bueno, en realidad avisaba cuando sentía la necesidad de hacer caca. La poníamos en el wc y no hacía nada, y al ratito de ponerla el pañal era cuando ella se relajaba y hacía caca. Pero para este momento ya sabía colocar su escalón en el wc, ya casi se subía sola para sentarse, y sabía bajar del escalón, bajar la tapa y tirar de la cadena. Además le ideé un invento para que pudiera lavarse las manos usando ese mismo escalón, siempre que terminara de ir al baño. Y también le puse un vaso para que bebiera agua cuando quisiese.

Además, aprovechando un bidé que hay en su baño, le he cerrado un poco la llave de paso y he dejado la fuerza suficiente para que si ella abre sola el grifo no salpique todo, y así pueda lavarse siempre que quiera sin la necesidad de que haya un adulto al lado.

Aprovechando el verano y el calor, decidí quitarle el pañal y que estuviera desnuda por la casa. Cada 2 horas, aproximadamente, le recordaba que tenía que ir al baño. Durante la primera semana se hizo pis todos los días un par de veces, por lo menos, pero sólo una vez se hizo caca y fue porque estaba jugando en su casita, agachada, y nada más hacerlo nos avisó. Durante la siguiente semana casi no se hizo pis, y siempre que se lo hacía era por estar jugando, y cuando se notaba cómo le caía por la pierna, se ponía nerviosa y quería llegar al baño.

En cuanto a hacer pis en el wc, le encanta mirar cómo sale, así que tuve que enseñarla a cerrar las piernas para no salpicar todo. Esto es especialmente importante si tu hijo es chico, porque cuando sale el pis, si no le enseñas a meter la colita entre las piernas y cerrarlas, te pondrá el baño perdido.

En cuanto a la caca, tardamos un buen rato en hacerlo porque casi todos los niños se estriñen un poco cuando les quitas el pañal. Pero cuando lo hace lo celebra gritando “una caca grande”, y cuando tira de la cadena la despide con la mano diciéndole adiós, y luego me cuenta que “la caca se ha ido a dormir”. ¡Así son los niños!

A la tercera semana le quité el pañal de la siesta, que todavía se lo mantenía, y unos días después le quité el pañal de la noche. Eso sí, lo primero que hacemos después de la siesta y por la mañana, nada más levantarnos, es ir al baño, para que no se escape. y a día de hoy no se nos ha escapado nunca.

Durante todo el proceso, leíamos el cuento de “Todo el mundo va” que le regalaron por su cumpleaños. Además le encanta jugar e imitar con sus bebés la acción de ir al baño, así que los viste y los desviste, los pone en el orinal, incluso a veces los lleva al wc de verdad, los cambia el pañal.. Y también le encanta participar en el cambio de pañal de su hermana.

Ahora estamos en ese momento en el que ya controla pero todavía me reclama para ir con ella al baño, y aunque a veces consigo que vaya sola, sobre todo si estoy dando el pecho a su hermana y no puedo ayudarla, la mayoría de la veces todavía reclama la presencia del adulto, no tanto para ayudarla sino para estar con ella en sus avances o simplemente para hacerla compañía.

Pero para ir preparadas, siempre que salimos de casa, ella coge su mochila  por si sufrimos “un contratiempo”, donde lleva su ropa de cambio, unas braguitas, las gafas de sol, un gorro y unas bolsitas para recoger las cacas de perro que yo uso por si le da un apretón en mitad de la calle y no llegamos a ningún lugar con baño, o para guardar la ropa mojada en caso de sufrir “un escape”.IMG_20170828_165636-2

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s