La teoría: Cómo quitar el pañal

Control de esfínter

El control de esfínter es un proceso muy complejo para los niños. Es un proceso natural y hay que tener en cuenta que cada niño tiene su tiempo, por lo que no existe una edad exacta para empezar, aunque la generalidad es que comiencen alrededor de los 2 años. Pero como digo, es un indicador de madurez biológica, por lo que no sólo influye la edad sino también otras circunstancias sociales, emocionales y ambientales.

Cuando se empieza el control de esfínter demasiado pronto, o cuando se es demasiado rígido o inconstante, puede dar lugar a la Enuresis (incontinencia urinaria). También existen casos donde al iniciarlo demasiado pronto, los niños se muestran inquietos, o se esconden, o retienen, o incluso desarrollan un comportamiento negativo al ir al baño. Aunque el adulto no regañe al niño, si el niño no está preparado se le escapará muchas veces, y al no sentirse capaz de llevar a cabo esta acción estaremos dañando su imagen y con ello su autoestima.

Signos que indican que está preparado para la retirada del pañal

  • Sabe correr, lo que indica que el tono de los músculos pélvicos es el adecuado.
  • Tiene equilibrio, para permanecer sentado y tranquilo el periodo que dura ir al baño. La tensión dificulta la sensación de presión en los esfínteres y el bienestar que produce la relajación de los mismos.
  • Sube escaleras alternando las piernas.
  • Le molesta tener el pañal sucio.
  • Demuestra físicamente que está en el baño: se agacha, hace ruidos, lo pide…
  • Imita a los adultos cuando van al baño.
  • Permanece 2-3 horas con el pañal limpio, para lo cual deberemos estar pendientes.
  • Orina bastante de una sola vez.
  • Sabe bajarse y subirse la ropa interior y los pantalones. Esto no es necesario que lo haga bien, simplemente que lo haga como pueda, primero necesitará un poco de ayuda y luego ya irá mejorando la técnica.

Durante  la retirada del pañal

Este proceso requiere tiempo de entrenamiento, por lo que lo iniciaremos cuando estemos preparados y dispongamos de tiempo suficiente para la observación, seguimiento y sistematicidad del proceso y para poder desarrollarlo con calma. El momento del niño y el del adulto no tienen porqué coincidir, siendo prioritario la iniciación del proceso cuando el niño esté listo.

Es muy contraproducente cuando por necesidades o intereses del adulto se le vuelve a poner el pañal durante un periodo del día o durante días sucesivos. Teniendo esto en cuenta, se aconseja esperar ante cualquier inestabilidad emocional que pueda sufrir el niño como la llegada de un hermano, la separación de sus padres, el periodo de adaptación de la escuela…

  • Al empezar, le preguntaremos cada cierto tiempo ¿quieres hacer pis? o le diremos directamente “vamos a hacer pis”,y le pondremos en el wc, durante un rato, y le volveremos a poner el pañal. En estos momentos es muy importante nuestra compañía.
  • Debe tener la posibilidad de avisar de sus necesidades. Esto requiere observación y atención por parte del adulto.
  • El aseo debe ser accesible. El niño debe sentirse seguro, por lo que dispondrá de un adaptador u orinal, y de un escalón que le permita subir y bajar y evite que le cuelguen las piernas mientras está sentado. El mismo escalón le puede servir para asearse después de ir al baño.
  •  Si consigue miccionar o defecar en el wc se le felicitará y como premio podrá tirar de la cadena. Es un proceso normal, no será un espectáculo con todo el mundo pendiente, ni tampoco una ocasión para recriminarle que todavía no lo ha logrado.
  • Al principio le ayudaremos a colocarse bien la ropa. Si el tiempo acompaña, podemos dejarle desnudo.

Cuando le quitemos el pañal definitivamente, tendremos en cuenta que el pis se le escapará alguna vez, en cuyo caso el adulto minimizará el hecho y le animará para el futuro. Cuando esto pase, y el niño se haga pis encima, le ignoraremos un rato para que el niño pueda manifestar su incomodidad, o en caso de que no la manifieste se lo hará ver el adulto. Nunca hay que culpabilizarle, ridiculizarle o hacerle sentir sucio. Además mientras le cambiamos la ropa, le haremos participar en el proceso y le recordaremos que tiene que pedir el pis o la caca.

Aunque le hayamos quitado el pañal diurno, debemos mantener el pañal de la siesta un poco más, y el último en quitar será el pañal nocturno ya que exige mayor madurez orgánica y psicológica. Eso no significa alargar el proceso indefinidamente, simplemente mantendremos el pañal nocturno un poco más (1 mes aproximadamente), o hasta que empiece a levantarse seco.

En resumen, es necesario entusiasmar al niño con este aprendizaje, haciéndole colaborar yendo a buscar los pañales, bajándose y subiéndose la ropa, ayudando a quitarse y ponerse el pañal, ayudando en su higiene… Es muy importante animarle y felicitarle,y hacer que se sienta tranquilo. El fin es que se independice del adulto en cuanto a la accesibilidad al baño, y en los hábitos del vestido y desvestido. Todo esto sin olvidar que cada niño tiene su propio ritmo de aprendizaje.

Sin pañal y a la escuela

  • Es muy importante el trabajo conjunto de la familia y de la escuela. Hay que tener en cuenta la compatibilidad de las posibilidades de la familia y del centro, y acordar cuándo comenzar.
  • La escuela debe informar a la familia de lo que supone este proceso. La familia puede pedir ayuda o consejo a la educadora para llevarlo a cabo.
  • La escuela y la familia estarán en continua comunicación durante este proceso.
  • En la escuela tienen la ocasión de ver a otros niños ir al wc, y también de ver las consecuencias de no controlar el esfínter, para poder asociar esas consecuencias con las sensaciones que las originan.
  • Además, la escuela debe disponer de varias mudas completas, incluido calcetines y zapatos.
  • La ropa debe ser cómoda y fácil de bajar y subir.

Juegos de apoyo

Existen actividades que ayudan al niño a comprender y normalizar el proceso, independientemente de si son chicos o chicas:

  • Los muñecos: imitando distintas acciones de este proceso como darles pañales o ropa interior para que se la pongan y se la quiten, darle orinales para sentarles, …IMG_20170828_135053-3
  • Los cuentos: El libro de los culitos, El topo que quería saber quién se había hecho aquello en su cabeza, Todo el mundo va, …

El libro de los culitosel topo que queria saber   todo el mundo va

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s